miércoles, 13 de diciembre de 2017

Despidiendo el día, saludando a la noche (2ª parte)

Seguramente, si salís de paseo una noche con luna nueva, sin nubes en el cielo y el algún lugar donde no haya demasiada contaminación lumínica podréis apreciar una franja “lechosa” que recorre el firmamento. Efectivamente, es la vía láctea (nuestra propia galaxia) y, cumpliendo con las anteriores condiciones, la podremos ver a lo largo de todo el año.

Al igual que los demás astros, la vía láctea aparece por el este y se pone por el oeste y dependiendo de la estación del año en la que nos encontremos tendremos que mirar en una dirección u otra para hallarla.

Ahora bien, si queremos verla en todo su esplendor tendremos que esperar para incluir el centro galáctico. Éste no es visible durante todo el año ya que, durante ciertos meses, sale durante el día y por lo tanto, no será visible. Si como yo te encuentras en el hemisferio norte lo podrás ver durante los meses de marzo a octubre, siendo visible durante más horas entre abril y julio. Por el contrario, en el hemisferio sur se puede ver de febrero a octubre.

En las fotos que os muestro, como se puede apreciar, no está visible el centro galáctico ya que están realizadas hace pocos días… Una pena, tendré que esperar a mayo o junio del año que viene para sacarlo en todo su esplendor… Os prometo que mostraré los resultados.

Para la realización de este tipo de tomas tenemos que tener en cuenta una serie de premisas:

Si no queremos que las estrellas aparezcan como líneas, debido al movimiento de la tierra, tendremos que aplicar la regla del “500”. ¿Cómo se postula? Bien, esta regla nos dice que para que las estrellas se muestren como puntos en el firmamento deberemos de dividir 500 entre la focal que estemos utilizando. Es decir, en el caso de estas fotos utilice una focal de 16 mm. (24 mm. eq en FF); por lo tanto 500 divido de 24 nos da 21, que son los segundos que como máximo podríamos utilizar para lograr nuestro propósito. Yo aún “estiré” un poco más hasta los 30 segundos por lo que, si ampliáramos la imagen al 100 %, se podría apreciar que las estrellas dejan de ser puntos para convertirse en pequeños trazos; un pequeño inconveniente que tuve que asumir.

Nuestra cámara será incapaz de hacer una medición correcta, por lo que tendremos que hacerlo mediante “ensayo y error”. Como he comentado en el punto anterior, la velocidad ya la tenemos definida por lo que nos quedarán la abertura del diafragma y la sensibilidad. En cuanto al primer parámetro, está claro: la abertura máxima que podamos. Con respecto a la sensibilidad, suelo empezar con 3200 ISO que sé que me ofrece un ruido aceptable y fácilmente corregible en la edición.

Sobra decir que, en este tipo de tomas, el uso de un trípode firme y estable así como el disparo en RAW es una condición "Sine qua non". También es sumamente recomendable utilizar un disparador remoto para evitar trepidaciones en la cámara tras oprimir el disparador.

Y eso es todo... En mi caso particular, suelo emplear los siguientes valores: 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – f/3.5 – 20 seg. – ISO 3200. Tras una primera exposición compruebo en la pantalla LCD de la cámara el histograma obtenido para, si es necesario, en una segunda toma hacer las correcciones pertinentes.

Datos de las tomas:
Cámara: Sony SLT A77V
Objetivo: Sony DT 16-105 mm. f/3.5-5.6

35 mm. (52 mm. eq. en FF) – 1/250 seg. – f/11 – ISO 100 – Flash TTL

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 30 seg. – f/4 – ISO 3200 - Trípode  Cable disparador

Via láctea: 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 30 seg. – f/4 – ISO 3200
Iglesia: 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 20 seg. – f/8 – ISO 500
Trípode  Cable disparador

Despidiendo el día, saludando a la noche (1ª parte)

lunes, 27 de noviembre de 2017

Noruega - El Tren de Flåm

He leído en numerosas ocasiones que el tren de Flåm (o Flåmsbana) es uno de los viajes de tren más bonitos de Europa. Es más, en el año 2.014 la revista Lonely Planet Traveller lo designó como el mejor viaje en tren del mundo. ¡Bueno, bueno…! Después de haberlo disfrutado, os cuento…

Subimos en la estación de Myrdal (estación de montaña situada a 866 m.s.n.m.). Después de esperar un buen rato iniciamos nuestro trayecto para, después de recorrer unos 20 kilómetros, llegar a Flåm (estación situada a nivel del mar). Ese es el motivo de que sea una de las líneas de tren, con ancho de vía normal, con más pendiente del mundo (5,5 % en el 80 % del trayecto). Y ese dato sí que es objetivo. La duración del trayecto es de aproximadamente una hora.

Durante el viaje pasamos por 20 túneles, y entre éstos pudimos disfrutar de vertiginosas laderas y múltiples cataratas que, en más de alguna ocasión, nos hicieron maldecir al maquinista por no parar para disfrutar del paisaje y, cómo no, para hacer algunas “foticos”.

A mitad de recorrido el tren se detuvo durante unos 5 minutos para disfrutar de un espectáculo musical en la cascada Kjosfosse, la más espectacular del trayecto. Como se puede apreciar, todo está especialmente preparado para el turista…

Una vez en Flåm visitamos el pequeño museo del tren donde, entre muchas otras cosas, se encuentran las máquinas que han viajado por ese trayecto. No es que sea altamente recomendable esta visita pero, si se dispone de tiempo libre, sí que es curiosa.

¿Es tan bonito como dicen? Personalmente me gustó mucho más el trayecto del Tren de Sóller, en Palma de Mallorca. Sé que no es comparable, pero después de haber realizado ese viaje primero, quizás me esperaba encontrar otra cosa… Las vivencias y sensaciones que se sienten al visitar un lugar desconocido son muy personales y, en ocasiones, influenciadas por el estado de ánimo o el clima, y… a nosotros ese día nos llovió…

Recomendaría esta excursión. Bueno, como dicen los gallegos, “depende”. Si visitas el país a través de un crucero quizás sea totalmente recomendable. Pero, si como nosotros, lo hacéis por el interior del país en autobús o en vehículo particular, seguramente os impactará menos al estar acostumbrados a ese paisaje. A esto hay que añadir que el trayecto cuesta unos 50 euros por persona… Ya comenté en una entrada anterior que Noruega no es un país precisamente barato…

Datos de las tomas:
Cámara: Sony SLT A77V
Objetivo: Sony DT 16-105 mm. f/3.5-5.6
CE: Compensación de la exposición

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/100 seg. – f/13 – ISO 100

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/125 seg. – f/11 – ISO 100 – CE: -0.3 – Flash TTL

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/125 seg. – f/6.3 – ISO 100

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/250 seg. – f/5 – ISO 100

24 mm. (36 mm. eq. en FF) – 1/160 seg. – f/4.5 – ISO 50 – CE: -0.3

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/125 seg. – f/9 – ISO 100

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/40 seg. – f/13 – ISO

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/15 seg. – f/22 – ISO 50 – CE: -0.3 – Trípode

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/320 seg. – f/5.6 – ISO 50 – CE: -0.3

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/160 seg. – f/6.3 – ISO 100

20 mm. (30 mm. eq. en FF) – 1/125 seg. – f/11 – ISO 100 – CE: -0.3

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/60 seg. – f/9 – ISO 100

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/30 seg. – f/9 – ISO 400

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/40 seg. – f/10 – ISO 400

16 mm. (24 mm. eq. en FF) – 1/80 seg. – f/10 – ISO 400

viernes, 17 de noviembre de 2017

Jornada micológica

La llegada del otoño marca el comienzo de la temporada de setas por excelencia, pero este año la meteorología, que tiene uno de los papelas más importantes, nos ha jugado una mala pasada.

Las setas necesitan que los suelos estén bien húmedos tras las lluvias de varios días (no es suficiente con que llueva mucho un solo día), temperaturas frescas, sin heladas y sin cambios bruscos, requisito primordial para poder desarrollarse.

Este año, con temperaturas más altas de lo normal y la sequía que estamos sufriendo desde hace ya algunos meses, no ayudan a que podamos disfrutar de unas jornadas micológicas.

No obstante, aun con todo en contra, quisimos pasar un día de campo y comprobar si lo anterior era cierto. Nos dirigimos a la Sierra de Santo Domingo, paisaje protegido situado al norte de la comarca zaragozana de las Cinco Villas. Desde Sádaba tomamos la carretera A-1202 y, tras pasar Luesia y Biel, en Fuencalderas tomamos desvío por una pista hasta la ermita de San Miguel de Liso, nuestra primera parada para el necesario “tentempié”. Después seguimos ruta hasta el refugio de Farrigüelo, lugar muy cuidado y equipado gracias a un hombre, foráneo de fuencalderas, llamado Jaime Navarro (alias “La Liebre”) que, desinteresadamente, ha rehabilitado el lugar y mantiene todo su entorno limpio y bien señalizado.

Como esperábamos (aunque como se suele decir: “la esperanza es lo último que se pierde”) prácticamente no cogimos ninguna seta, al tiempo que yo sólo hice unas pocas fotos testimoniales de lo que por ahí encontramos. Eso sí, pasamos una inmejorable jornada disfrutando de la naturaleza y de buenos amigos, que a fin de cuentas es de lo que se trataba...

Datos de las tomas:
A – Sony A700 + Sony DT 16-105 mm. f/3.5-5.6
B – Sony A77V + Sigma 90 mm. f/2.8 Macro (135 mm. eq. en FF)
CE: Compensación de la exposición

A – 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – f/10 – 1/250 seg. – ISO 100 – Recorte en format 1/2

A – 45 mm. (67 mm. eq. en FF) – f/14 – 1/50 seg. – ISO 100

A – 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – f/10 – 1/100 seg. – ISO 100

A – 105 mm. (157 mm. eq. en FF) – f/9 – 1/160 seg. ISO 100

B – f/11 – 1/80 seg. – ISO 100 – Estabilizador activado - Flash Yongnuo 460 II y difusor 

A – 35 mm. (52 mm. eq. en FF) – f/10 – 1/80 seg. – ISO 100

A – 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – f/16 – 1/100 seg. – ISO 100

A – 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – f/3.5 – 1/25 seg. – ISO 100

A – 26 mm. (39 mm. eq. en FF) – f/4.5 – 1/40 seg. – ISO 100 – CE: -0.3

A – 26 mm. (39 mm. eq. en FF) – f/4.5 – 1/160 seg. – ISO 100 – CE: -0.3

A – 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – f/8 – 1/60 seg. – ISO 400

A – 30 mm. (45 mm. eq. en FF) – f/4.5 – 1/15 seg. – ISO 1600 – Estabilizador activado

A – 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – f/4.5 – 1/40 seg. – ISO 1600

A – 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – f/3.5 – 1/25 seg. – ISO 1600

A – 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – f/3.5 – 1/30 seg. – ISO 1600

B – f/2.8 – 1/80 seg. – ISO 1600 – Estabilizador activado - Recorte en formato 1/1

B – f/6.3 – 1/400 seg. – ISO 100 – CE: -0.3

B – f/4 – 1/40 seg. – ISO 100 – CE: -0.3 – Estabilizador activado

B – f/5 – 1/100 seg. – ISO 400 – CE: -0.3

B – f/5.6 – 1/125 seg. – ISO 400 – CE: -0.3

B – f/5 – 1/100 seg. – ISO 400 – CE: -0.3

A – 16 mm. (24 mm. eq. en FF) – f/10 – 1/100 seg. – ISO 100 – CE: -0.3

A – 22 mm. (33 mm. eq. en FF) – f/10 – 1/80 seg. – ISO 100 – CE: -0.3